Un tesoro precioso del corazón del Papa y del Corazón de Cristo


La Red Mundial de Oración del Papa tiene una rica historia en la Iglesia, que ha sido apreciada por muchos papas del siglo pasado. En particular, San Juan Pablo II tenía un cariño especial por la organización e incluso la llamó "un tesoro precioso del corazón del Papa y del Corazón de Cristo".


Juan Pablo II se dirigió a los directores nacionales en 1985 y resumió perfectamente la misión de la Red Mundial de Oración del Papa y sentó las bases para el reciente proceso de recreación.


El Apostolado de la Oración [ahora conocido como Red Mundial de Oración del Papa] puede aportar una contribución significativa y concreta a la difusión, a todos los niveles, de la gran y consoladora verdad de que todos los cristianos pueden estar íntimamente unidos a Cristo Redentor ofreciendo su propia vida al Corazón de Cristo. No dudo que la Compañía de Jesús seguirá poniendo su fuerza, sus talentos, su organización y su obediencia al servicio de tan alto fin espiritual. De nuevo hoy encomiendo este compromiso al celo del Superior general, urgiéndolo a buscar, en fidelidad al espíritu de la Asociación, por medios más eficaces y adaptados a nuestro tiempo para difundir entre todos los fieles esta conciencia de colaborar con Cristo Redentor mediante el ofrecimiento de la propia vida unida y vivida con el Corazón de Cristo en total consagración a su amor y en reparación de los pecados del mundo. Todo esto a través del Inmaculado Corazón de María Santísima, ese corazón que “se encuentra espiritualmente en el corazón del Hijo abierto por la lanza del soldado”, ese corazón que “fue abierto por el mismo amor al hombre y al mundo, con el que Cristo amó al hombre y al mundo, ofreciéndose a sí mismo en la Cruz hasta el golpe de la lanza del soldado”.


Continuamos esta misión hoy ayudando a los cristianos a ofrecer sus vidas al Corazón de Cristo. Nacidos de un amor personal a nuestro Salvador, nos esforzamos por unir nuestros corazones al Corazón de Cristo diariamente a través de la intercesión del Inmaculado Corazón de María.


Esta unificación de corazones nos permite entonces afrontar los desafíos de la humanidad que el Papa propone cada mes en su intención.



Con renovado vigor lo hacemos, como nos animó Juan Pablo II, en un "medio eficaz adaptado a nuestro tiempo". Más recientemente, lo hemos hecho a través de medios digitales, como El Video del Papa y la aplicación móvil Click To Pray .


Esperamos que este “precioso tesoro del corazón del Papa y del Corazón de Cristo” pueda ser conocido por una nueva generación, uniendo más corazones a Jesús a través de un profundo “Camino del Corazón”.

Entradas Recientes

Ver todo