top of page

Carta del nuevo Director Nacional


En el día de hoy, nuestro Director Internacional, el P. Frederic Fornos SJ, ha firmado mi nombramiento como Director Nacional de la Red Mundial de Oración del Papa (RMOP) en España, en sustitución del P. Javier García Ruiz de Medina SJ, que ha estado al frente del Apostolado de la Oración durante los últimos 14 años. El nombramiento incluye también la dirección de nuestra sección de jóvenes, el Movimiento Eucarístico Juvenil (MEJ).


Al dirigiros estas primeras letras, quiero agradecer al P. Fornos SJ y a la Conferencia Episcopal Española la confianza depositada en mí. Agradezco también a la Compañía de Jesús su confianza, sus puertas abiertas y su acompañamiento en esta misión que la Iglesia me encomienda. Por primera vez en nuestros cerca de 180 años de existencia, estará al frente de la oficina nacional en España una persona laica, pero la Red Mundial de Oración del Papa continúa encomendada a la Compañía de Jesús, también en España.


No pueden faltar tampoco unas palabras de agradecimiento al P. Javier García Ruiz de Medina SJ, hasta ahora Director Nacional en España. Desde sus inicios al frente de la Dirección Nacional he podido trabajar junto a él, en estos últimos años como miembro del equipo nacional y, desde hace 3 años, como Coordinador Nacional del Movimiento Eucarístico Juvenil (MEJ).


Pero no solo a él, sino también a sus antecesores. Comencé a formar parte del Apostolado de la Oración a los 11 años, siendo director el P. Luis Mª Mendizábal SJ, al que sucedió el P. Manuel Orta. Fueron mis años iniciales. Después vinieron el P. Rafael de Andrés SJ y el P. José Manuel Valverde SJ. Con ellos comencé a trabajar a nivel nacional, desde el Consejo Nacional. No empezamos, pues, de cero, sino que continuamos esta larga herencia.


Permitidme también unas primeras letras a nuestras secciones nacionales en España, que son cuatro.

En primer lugar, al Movimiento Eucarístico Juvenil (MEJ). Desde hace tres años venía ejerciendo ya la coordinación nacional de esta sección juvenil. En estos años he podido comprobar vuestro dinamismo, vuestro entusiasmo y vuestras ganas de vivir cada día más al estilo de Jesús, de conocerle, de caminar a su lado, de aprender de él, de amarle, de forjar en cada uno de vosotros un corazón semejante al suyo. Debemos continuar en esa línea, afianzando lo que ya existe y trabajando para que muchos más niños y jóvenes puedan configurar su vida para latir al ritmo de Su Corazón. El centenario del MEJ en España, que celebraremos, Dios mediante, durante el próximo 2023, será, sin duda, un momento importante para darle nuevo impulso y mayor vitalidad.


En segundo lugar, a Schola Cordis Iesu, sección nacional del Apostolado de la Oración en España desde hace más de 80 años. Nacisteis con la finalidad de implantar el reinado social de Jesucristo, y durante todos estos años habéis trabajado denodadamente para hacerlo realidad, con una especial formación y profundidad espiritual. No dejéis nunca de aportar al Apostolado de la Oración toda vuestra riqueza. Vuestra aportación es imprescindible.


A Reino de Cristo, del que también formé parte en mis años de juventud, especialmente en vuestros encuentros nacionales. Vuestro deseo de fomentar en vosotros mismos y en el mundo la construcción de la tan deseada civilización del amor, el Reinado del Corazón de Cristo, llevó, hace 45 años, a la agrupación de diversos movimientos y parroquias que participaban de la espiritualidad del Apostolado de la Oración para rezar y formarse juntos, ayudarse mutuamente, intercambiar ideas y experiencias, así como programar y colaborar en actividades de interés común. Que la memoria agradecida de la historia de todos estos años nos impulse a continuar trabajando unidos.


Y finalmente, a las últimas en incorporarse como sección nacional, a las Adoradoras Presenciales del Santísimo Sacramento, con vuestra oración discreta, humilde y callada ante Jesús Eucaristía, ofrecida por el Papa y por sus intenciones… Como nos indicaba Francisco en la celebración de nuestro 175 aniversario, “El corazón de la misión de la Iglesia es la oración”. La fuerza de la oración -y, en concreto, de la adoración- es imprescindible para llevar a cabo nuestra misión. Gracias por ser “las rodillas del Papa”, de la Iglesia, y de esta Red…


Recientemente, el Templo del Tibidabo, en Barcelona, se ha adherido cordialmente a la Red Mundial de Oración del Papa. Conozco y agradezco vuestros esfuerzos por responder a la interpelación que el


Papa Francisco nos hace en Evangelii Gaudium a avanzar por el camino de la conversión pastoral y misionera. Vuestra valiosa visión y aportación ayudará, sin duda, a avanzar como Red en esta nueva etapa.


Quiero agradecer también el trabajo que, especialmente en estos últimos años, han llevado a cabo el Equipo Nacional y el Consejo Nacional; el trabajo de los promotores, de todos y cada uno de los directores diocesanos que, a pesar de las dificultades, que no son pocas, han realizado y realizan una labor ingente.


Y también a todos los miembros de la Red Mundial de Oración del Papa, a los grupos del Apostolado de la Oración que, de extremo a extremo del país, ofrecen cada día su vida y su disponibilidad por la misión de la Iglesia y para hacer presente, con su vida y sus actitudes, el Reino de Cristo.


Como sabéis, desde 2010 se ha llevado a cabo a nivel internacional un proceso de recreación que nos ha llevado del Apostolado de la Oración a lo que somos hoy, la Fundación Vaticana Red Mundial de Oración del Papa. En esta nueva etapa deberemos continuar, en España, avanzando en ese proceso de

recreación, profundizando en el itinerario espiritual que nos define hoy: el Camino del Corazón. Con una actitud de disponibilidad, con un corazón de discípulo que, acompañando al Maestro, es enviado después a la Misión… A una misión de compasión. Habiendo adquirido los mismos sentimientos del Corazón de Cristo, amar y mirar al mundo con los mismos ojos de Jesús. Y amar a cada una de sus criaturas como Él las ama, haciendo presente -allí donde nos encontremos- la ternura de su Corazón.


No son pocos los proyectos que tenemos entre manos, tanto a nivel internacional -El Camino del Corazón, Click To Pray, Click To Pray e-Rosary, El Video del Papa, el proyecto de oración sinodal (www.prayforthesynod.va), etc- como nacional, donde trabajamos también con diversos proyectos:


nuestra diversas publicaciones, el proyecto “365 días latiendo al ritmo del Corazón de Jesús”, o nuestro proyectos sobre santos y beatos que pertenecieron al Apostolado de la Oración o al MEJ, que nos ha permitido descubrir que, a lo largo de nuestra dilatada historia, la santidad de sus miembros ha estado presente todos y cada uno de sus días.


Es mucho el trabajo que tenemos por delante y, para poder llevarlo a cabo, necesitamos trabajar en comunión y uniendo esfuerzos. Estoy convencido de que así será, y de que, juntos, podremos llevar adelante esa intuición inicial del P. Gautrelet SJ de ofrecer lo que vivimos en cada momento, sabiendo que tiene un valor redentor; intuición a la que daría también un sentido adicional el P. Ramière SJ, uniéndola a la espiritualidad del Corazón de Jesús, que es la base y la raíz más profunda de esta Obra Pontificia.


Os animo a no desfallecer en la oración por las intenciones del Papa y a encontrar en ellas la línea que oriente nuestro trabajo y nuestra acción misionera.


Durante los próximos meses tendremos ocasión de ir conociendo un poco más en profundidad las realidades concretas donde se encarna la misión de este “tesoro precioso del Corazón del Papa y del Corazón de Cristo” que es el Apostolado de la Oración -en palabras de San Juan Pablo II- y de ir creando las estructuras para esta nueva etapa, que encomendamos a nuestros santos patronos, San Francisco Javier y Santa Teresa de Lisieux.


Unidos en el Corazón de Cristo,


David Fornieles Rodríguez

Director Nacional

Red Mundial de Oración del Papa

Movimiento Eucarístico Juvenil

148 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page