top of page

Orar por los ancianos

Recemos por los ancianos, que representan las raíces y la memoria de un pueblo, para que su experiencia y sabiduría ayude a los más jóvenes a mirar hacia el futuro con esperanza y responsabilidad.


El año 2021 el Papa Francisco instituyó la celebración anual, durante el mes de julio, de la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores. Este será, pues, el segundo año en que se celebrará dicha jornada. Y precisamente la intención de oración del Papa para julio de 2022 -y que cierra el tríptico de intenciones sobre la familia- está dedicada especialmente a las personas mayores.


Dos puntos para considerar, a partir de la intención que nos presenta Francisco: por un lado, los abuelos pueden compartir y transmitir la fe a los jóvenes, tarea que la generación intermedia hace con dificultad; por otro lado, pueden dar esperanza frente a la crisis a partir de su propia experiencia de vida y de fe.


En el contexto de crisis que estamos viviendo, los abuelos pueden, sin duda, ayudar a los jóvenes a mirar el futuro con esperanza, gracias a la relectura de su propia historia. Por su propia experiencia saben que han podido atravesar estas crisis y, por su experiencia de fe, saben que pueden contar con el Señor.


Actitudes para concretar la intención en nuestra vida


Ayuda a los más jóvenes. “No hay edad en la que puedas retirarte de la tarea de anunciar el Evangelio, de la tarea de transmitir las tradiciones a los nietos. Es necesario ponerse en marcha y, sobre todo, salir de uno mismo para emprender algo nuevo” (Papa Francisco).


Ayuda a los jóvenes que tienes cerca en sus proyectos y desafíos.


Escuchar. “Hay, por tanto, una vocación renovada también para ti en un momento crucial de la historia… abriendo el propio corazón a la obra del Espíritu Santo, que sopla donde quiere. El Espíritu Santo, con esa libertad que tiene, va a todas partes y hace lo que quiere” (Papa Francisco).


Toma tiempo para escuchar a los más jóvenes y conocer los deseos para su vida.


Hacerse responsable. “Quiero decirte que eres necesario para construir, en fraternidad y amistad social, el mundo de mañana: el mundo en el que viviremos —nosotros, y nuestros hijos y nietos— cuando la tormenta se haya calmado” (Papa Francisco).


¿Estás disponible a comprometerte en la porción del Reino que puedes llevar adelante?


Servir. “Es necesario que tú también des testimonio de que es posible salir renovado de una experiencia difícil. Y estoy seguro de que no será la única, porque habrás tenido muchas en tu vida, y has conseguido salir de ellas” (Papa Francisco).


Comparte tu vida, haciendo memoria agradecida de ella; tu testimonio puede ayudar a la vida de otros.


Amar con gratuidad. “Los sueños, por eso, están entrelazados con la memoria… Esta memoria puede ayudar a construir un mundo más humano, más acogedor. Pero sin la memoria no se puede construir; sin cimientos nunca construirás una casa. Nunca. Y los cimientos de la vida son la memoria (Papa Francisco).


Expresa amor en tu familia comunicando, dando de lo que eres y tienes, talentos, bienes, historia, tiempo.

98 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page