top of page

Apóstol por la oración

Un artículo publicado en "Le Pèlerin" el 10 de junio de 2021 nos presenta el testimonio de Lucas, que se dejó tocar por el Corazón de Jesús.

Semana tras semana, un pensamiento rondaba mi cabeza: “Esto es una calma absoluta. Mi trabajo no tiene ningún interés; y mi compromiso con la Iglesia se está estancando". Sin embargo, tengo una vida familiar feliz: amo a mi esposa y ella me ama a mí. Y durante los últimos diez años, la práctica diaria de la oración, una forma de oración en silencio, ha irrigado mi vida. Pero sentía que me faltaba algo. Tengo la suerte de beneficiarme del apoyo del acompañamiento espiritual: pude exponer lo que estaba sintiendo, releer mi vida. ¿Qué me estaba llamando el Señor a hacer? Conozco bien mis límites; no soy hombre para mantenerme en las luchas en primera línea, para lanzarme a grandes proyectos. En este esfuerzo de discernimiento, mi vida en el trabajo no me parecía tan banal: tal persona tiene estas dificultades, este otro ha perdido a su padre, observé...


¿Cómo podría “contagiarse” mi cercanía a Jesús, buscada en la oración, en este entorno? Estaba en este punto de mis preguntas cuando, hace un año, al pasar por una casa religiosa, mis ojos se posaron en los folletos que presentaban la Red Mundial de Oración del Papa. Tomo y leo: “Apóstol por la oración“. Entiendo entonces que lo que me faltan son fuerzas para darme, y descubro que la oración es el lugar donde puedo hacerlo. ¡Qué revelación! El librito presentaba la breve oración diaria dicha por los miembros de la red: “Padre bueno... Pon una vez más mi corazón junto al corazón de tu Hijo Jesús... Que tu Espíritu Santo me haga su amigo y su apóstol a través de la oración, disponible a su misión... Pongo en tus manos mis alegrías y esperanzas, mis trabajos y sufrimientos, todo lo que soy y tengo...". A partir de entonces, mi vida se transformó. Esta oración, unida a mi oración, me ayuda a vivir cada pequeña cosa en unión de corazón con el Señor. En el trabajo, comencé a prestar atención a aquello que podía llevar a la oración: relaciones tensas, el dolor de uno o de otro... “Señor, tranquilízalo... Señor, consuela a este hombre que perdió a su padre..." Un día, me sorprendí preguntándole a un colega: "¿Qué puedo hacer por ti?" Mi puesto ha evolucionado actualmente hacia una mayor responsabilidad. Recientemente, un colega me dijo: “Eres como una partera; finalmente, un intermediario. ¡Tú das vida!" ¡Me dejó asombrado! Al amar a los que ama Jesús, me siento más cerca de Él. ¡Qué alegría !


Lucas, 57 años, ingeniero. Recopilado por Christophe Chaland




La página web de la Red Mundial de Oración del Papa en Francia recoge también su testimonio:


Lucas da testimonio del deseo divino que lo habitaba y del camino que Jesús le hizo recorrer, que transforma su oración y su existencia en el sentido de entregarse con el corazón. Un testimonio que invita a todos a escuchar la forma en que Jesús nos invita a salir al mar.

Llevo diez años practicando la oración, gracias a lo cual, poco a poco, he ido desarrollando una relación personal de amistad con Jesús. Quería seguirlo aún más. Sin embargo, los caminos que había tomado resultaron ser callejones sin salida. Además, viví bastante mal una obra que poco a poco perdió su sentido y se convirtió en nada más que comida.

Fue entonces cuando descubrí la oración de ofrenda ofrecida por la Red Mundial de Oración del Papa. Fui desafiado por estas palabras: apóstol por la oración. Quería saber más sobre esta Red leyendo su historia, y me emocionó el pasaje donde el Padre Gautrelet, fundador del Apostolado de la Oración, ahora Red de Oración, afirmó a sus alumnos que “sus vidas de estudio serían tan apostólicas como la del más ferviente predicador si lo viviera en unión de corazón con el Señor”. Fue una respuesta a mi doble tensión: seguir a Jesús y encontrar sentido en el trabajo. Al estar unida a Jesús, mi vida diaria y ordinaria podría ser apostólica.

¡Qué entusiasmo me generó esto! Muy rápidamente volví a involucrarme en mis actividades, que adquirieron una consistencia inesperada. Ahora cada día cuenta y no es solo un día más. Me sentí invitado a ocupar mi lugar y las responsabilidades que me fueron confiadas en otro lugar en ese momento. El lugar de trabajo era el lugar de la misión, tenía el espíritu de servir a los demás y también traía compañeros de oración e incluso a toda la empresa. Puse una palabra sobre la falta fundamental que sentí: entregarme, mientras descubría la intensidad de vida que proporciona. Además, puedo ejercer este apostolado a pesar de mis limitaciones.

Desde entonces, recitar la oración del ofrecimiento me devuelve a esta disposición de vivir el día unido a Jesús. Estar unido a Jesús es mirarlo de vez en cuando para recuperar el aliento y encontrar la orientación correcta. Más profundamente aún, significa conocerlo más como el Amigo. Compartir su forma de pensar y ser es acercarlo misteriosamente a mis hermanos. A veces me parece que no podemos pedir más que estar unidos al Corazón de Jesús y que esta es una gran aventura.


https://www.prieraucoeurdumonde.net/un-chemin-vers-le-coeur-de-jesus-2/


106 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page