Reino 
de Cristo
Schola 
Cordis Iesu
Movimiento Eucarístico 
Juvenil

Red Mundial de Oración del Papa

Apostolado de la Oración - España

Novedades

Camino de la Esperanza

Publicado el 20 Ee abril Ee 2018 a las 13:10
Estamos acostumbrados a mirar a Jesús en la cruz, tanto en los altares como en la iconografía universal, y pocas veces tenemos la oportunidad de contemplar la imagen de un Cristo glorioso, con los brazos abiertos, ofreciéndonos su abrazo cálido y consolador. Las imágenes de Jesús crucificado nos recuerdan que sin muerte no hay resurrección, mas quedarnos en la muerte es permanecer en el viernes santo y no avanzar hacia la Pascua de Resurrección. Jesús murió, pero no se quedó inerte en un sepulcro, es un Dios amor vivo pues resucitó y vive en nosotros, no como una presencia inerte, sino como una fuente de agua que dinamiza la vida llenándola de nuevos significados, de fraternidad y justicia. Esto, solamente si abrimos el corazón para acoger este misterio con fe y gozo profundo. Uno de los ejemplos que más ilustran el paso de la oscuridad a la luz, de la desolación al júbilo son los caminantes de Emaús, quienes recorren su camino cabizbajos y desilusionados. Dolidos por la pasión de Jesús a quien creen muerto, dirigen sus pasos hacia el lado opuesto de su camino inicial porque su proyecto de vida estaba desmoronado. Y con el polvo en las sandalias y el corazón encogido, Jesús sale a su encuentro. Los discípulos aunque no lo reconocen, lo acogen, dialogan con él y aún más lo invitan a compartir la cena. Cuando ellos ven el signo de partir el pan, sus ojos miran más profundo y su corazón se abre lleno de sorpresa, emoción y esperanza porque Jesús resucitado está presente en su vida. Quizá muchas veces nos hemos sentido en el camino de Emaús, con el alma atribulada asomándonos al sepulcro vacío, ¡alejémonos de ahí!, vayamos al encuentro de la luz que nos asiste en nuestras limitaciones y sin sabores, Jesús es el camino de la esperanza y del amor, todo pasa y se acomoda en nuestra vida de la mano de Dios Trinidad. El Señor resucitado es la alegría que colma los corazones, y la Pascua es la razón de nuestra esperanza. Su presencia viva, nos habita y alumbra el camino de nuestra vida. ¿En qué momento se encuentra tu corazón?, ¿Cómo hacer de tu vida un tiempo Pascual? Que nuestro Señor, ilumine tus pasos, los guíe con sabiduría y te siga llenando de bendiciones. ¡Feliz Pascua! Elisa Almanza Argueta.Periodista y Comunicadora México

Categorías: Click to Pray

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

0 comentarios